Seleccionar página

Eficiencia energética gracias a las viviendas inteligentes

 Una de las finalidades de la domótica consiste en hacer que la vivienda en la que vivimos sea más cómoda y eficiente a través de una gestión cuyo fin último es el ahorro de energía.

Mediante la aplicación de sistemas domóticos podemos controlar de forma más inteligente aspectos como la iluminación, la climatización, el agua caliente sanitaria, los electrodomésticos…consiguiendo un ahorro en la energía que puede estar entre el veinte y el treinta por ciento.

Viviendas inteligentes

Si bien hace unos años este tipo de viviendas parecía de película de ciencia ficción, lo cierto es que, actualmente, cada vez más viviendas incorporan este tipo de sistemas. Además, en un futuro próximo, se añadirá la tecnología de identificación de voz para que el sistema se adapte a las necesidades de cada habitante. Y todo esto con algo tan básico como una conexión a Internet, cosa que tienen la mayoría de hogares españoles.

En este tipo de viviendas se da una relación y una comunicación directa entre el usuario y la vivienda a través de lo aparatos domotizados. Ésto es la base de una vivienda inteligente, la interacción continua entre usuario y vivienda ya sea por control de voz, perfiles adaptados por el sistema al gusto del usuario o por aquellos creados por los propios usuarios.

Se prevé que, en poco tiempo, la televisión sea el núcleo de control de todos los sistemas de la casa y que, mediante sensores de presencia, se puedan controlar aspectos como la climatización, iluminación, sonido o, incluso, cocinar desde el salón gracias a cámaras que se integrarán en el propio electrodoméstico inteligente.

Domótica y eficiencia energética

 Esta interconectividad (el Internet de las Cosas) permite al usuario realizar un uso más adecuado de la vivienda, permitiendo el aumento de la eficiencia energética del inmueble y, por ende, reduciendo el consumo de electricidad.

Si bien es cierto que, pese a que la domótica permite mejorar la eficiencia, lo cierto es que los sistemas son controlados, en última instancia, por una persona, por lo que de ella depende el nivel de eficiencia que alcance el sistema.

 

Sin embargo, los sistemas domóticos son capaces de monitorizar el consumo de energía del hogar, sabiendo cuándo y quién consume más y determinando patrones de ahorro para que la persona ponga en práctica. Además, el propio sistema va aprendiendo y lleva a cabo acciones propias para reducir el consumo de energía, como puede ser adaptar la calefacción a la temperatura exterior o la iluminación a la luz natural.

Aplicaciones de la domótica en favor de la eficiencia energética

Si bien los sistemas inteligentes se pueden adaptar a cualquier aspecto de una vivienda, lo cierto es que su aplicación se vuelve más importantes en aquellos que suponen el mayor gasto energético de la casa:

  • Iluminación
  • Climatización
  • Electrodomésticos

 

En Refobel podemos instalarte un sistema domótico para hacer de tu hogar mas confortable, seguro y al mismo tiempo ahorrar en los gastos. Te realizamos un presupuesto a medida sin compromiso.